Maximiliano Bertini 4

Audiencia de Formulación de Cargos en la causa del Guardia Ambiental atropellado

San Antonio Oeste. El próximo lunes 26 de este mes el guardia Ambiental Maximiliano Bertini se encontrará con el piloto automovilístico José “Manu” Urcera, a quien denunció de haberlo embestido con un vehículo todo terreno cuando cuidaba una playa protegida.

Ese día, a las 12,45, se realizará en Viedma la Audiencia de Formulación de Cargos, un procedimiento establecido en el nuevo Código Penal, y en el que un miembro del Ministerio Público Fiscal debería formalizar la acusación.

Urcera deberá comparecer junto a su abogado defensor. También tiene que asistir Bertini, constituido en querellante, con Luciano Perdriel y Manuel Maza, sus representantes legales.

El fiscal será Fabricio Brogna López, quien tendrá a cargo la lectura de la acusación y plantear el delito imputable, preliminarmente “lesiones dolosas”.

En tanto que presidirá el encuentro un Juez de Garantía, que se debería definir mediante un sorteo.

El magistrado tendrá la tarea de decidir luego si abre o no la instancia de juicio, en base al material probatorio reunido.

La convocatoria judicial serena las suspicacias que habían generado los escasos avances de la causa y el temor que prescribiera, como advirtió la Fundación Inalafquen, entidad que defiende el medio ambiente y que apoyó firmemente a Bertini.

 

 

Cuidaba una playa

El incidente que investiga la Justicia se produjo el 1 de enero de 2016 en la playa Los Álamos, ubicada entre Las Grutas y San Antonio, un tramo costero considerado frágil por ser utilizada por aves playeras para anidar y alimentarse, y que integra el Área Natural Protegida Bahía de San Antonio.

Urcera conducía un costoso rodado conocido como UTV acompañado por otros tres hombres, mientras que en un cuatriciclo iban dos chicas, una de ellas su hermana.

Bertini los interceptó para advertirles que no podían seguir, pero fue embestido por el 4×4.

La víctima sufrió heridas leves. Lo dejaron abandonado en medio de las dunas y debió soportar cerca de dos horas las inclemencias de una tormenta eléctrica con lluvia copiosa hasta que pudo ser rescatado.

Entre las pruebas que cuenta la querella están las fotos que Bertini tomó antes del hecho, y testimonios de bomberos, policías, empleados hospitalarios y turistas que estuvieron en el lugar o lo asistieron.