Caza jabali con perros

Comenzó la temporada de caza de jabalí con perros en Río Negro

San Antonio Oeste. La Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable provincial habilitó el 1 de marzo la caza deportiva de jabalí con perro en el territorio rionegrino, hasta el 31 de agosto.

La apertura de la temporada se definió mediante una Resolución publicada recientemente en el Boletín Oficial, que establece las pautas que deben cumplir quienes practican la disciplina.

Entre ellas se dispuso que el cupo máximo por cazador por día es de dos piezas, y las jaurías deberán tener entre tres y ocho canes por grupo de caza y por campo. Está prohibido la formación de cuadrillas, compuestas por más de una jauría en un mismo establecimiento.

Además se indica que los perros utilizados, considerados peligrosos, deberán ser trasladados en espacios públicos debidamente atados y con bozal.

El documento indica entre sus fundamentos “diversos estudios científicos realizados en Argentina, las especies exóticas invasoras como el Jabalí europeo (Sus scrofa), impactan negativamente en la salud humana, los ecosistemas naturales y los sistemas productivos”.

 

Registro y licencia

Los cazadores se deben incorporar al Registro Provincial de Cazadores Deportivos de Jabalí con Perros, trámite en el que se presenta la documentación personal, la declaración del número de perros que integran la jauría y presentar la Licencia y Permiso de Caza Deportiva Mayor y Menor, cuyo costo se estableció en 600 pesos, al igual que para los que usan armas.

También se requiere exponer el “Certificado Nacional de Vacunación Antirrábica Ley 22.953”, y el “Certificado de Tratamiento Antiparasitario”, todos los datos debidamente consignados y vigentes, con firma y sello del veterinario actuante.

Son recaudos “para evitar la transmisión de enfermedades”.

Otra exigencia es el Formulario C-02 DFS y un certificado a gestionar en la sede policial más cercano al establecimiento de caza, de manera previa a cada salida y a su regreso.

 

Manejo de los canes

La Resolución expresa que los canes no podrán descender del vehículo que los traslada, hasta que no arriben al establecimiento autorizado. La permanencia de los ejemplares en caminos públicos significará una violación y motivo de sanción.

En cuanto al traslado, deberá efectuarse con bozal y correas de sujeción, en vehículos con cúpula, barandas de contención o jaulas, de manera que garanticen que los mismos no puedan descender sin ayuda del cazador.

En el caso de registrase la fuga de uno o más canes de un vehículo eso constituirá una violación a la norma.

 

Prohibiciones y sanciones

Está prohibida la conformación de jaurías de más de ocho canes; cazar durante el período sin luz natural, exceptuando la Caza Mayor al acecho, entendida como aquella en la que el cazador se refugia o parapeta a la espera de la presa; cazar con la ayuda de luz artificial o con armas de fuego bajo condiciones de lluvia intensa, granizo, niebla, nieve, humo o cualquier otra que reduzca la visibilidad y torne peligroso su uso.

Tampoco usar cualquier medio que pretenda la caza masiva de ejemplares; desalojar animales mediante el uso de fuego, agua, explosivos u otros elementos; utilizar señuelos vivos o armas no autorizadas.

En cuanto a las sanciones, se aplicarán multas, cuyos montos variarán de cinco a mil veces el valor de la Licencia de Caza; más el secuestro y decomiso de los animales y de las armas, artes de caza o cualquier otro medio o elemento utilizado para cometer infracción.

La foto es de archivo