Crece la polémica por los árboles talados en el acceso a SAO

San Antonio Oeste. Una fuerte polémica que tiende a profundizarse se ha instalado en esta ciudad por la tala de numerosos árboles ubicados en el acceso, donde se proyecta una traza vial que, en teoría, iban a ser reubicados.

A las manifestaciones de descontento expresadas por vecinos en medios de prensa y redes sociales, ahora se suma un pedido de informes que envió al intendente Javier Iud el concejal radical Pablo Fernández, quien consideró que fue un crimen “forestalmente hablando”.

En la presentación, el edil pide saber si la tala la realizó el municipio, y que en caso de ser afirmativo qué área lo hizo y quien la autorizó. También reclama que le indique si se consultó o contrató algún especialista en la materia,  y i fue así, cuáles fueron las conclusiones de dicho especialista, y si se tuvo en cuenta “algún plan alternativo para evitar la tala indiscriminada que se realizó”.

A ello le añade Fernández le precisen “el motivo por el cual se realizó la tala”; y si hubo reclamo de vecinos, profesional, empresa o institución para erradicar los ejemplares, y que en caso de que lo hubieren pedido requiere una copia del planteo.

En tanto, solicita saber si el municipio cumple con la ordenanza 2840, que creó el “vivero municipal”, como también de si se estableció la partida presupuestaria para tal fin y “quien es el personal idóneo que lleva adelante la política ambiental y forestal como lo establece dicha normativa”.

Fernández recordó que los árboles que ya no existen más “ha llevado años para que crezcan con todo lo que implica haber vivido en un pueblo sin agua”.

“Existe un  descuido y desprecio por los espacios verdes, la destrucción de éstos espacios refleja la degradación de una sociedad, el árbol es un bien público colectivo y social, son elementos del ecosistema cumplen la función vital de oxigenar el ambiente y hacen al recreo espiritual del ser humano”, destacó.

“El arbolado público cumple una función fundamental dentro del Desarrollo Urbanístico de nuestra localidad, fundamentalmente teniendo en cuenta el clima seco y árido de nuestra región, lo cual dificulta muchísimo el crecimiento de los mismos”, advirtió.

Lamentó que “La tala indiscriminada que se les hizo a estos árboles  marca la indiferencia, el desinterés, la improvisación  y la falta total de una política por parte del Ejecutivo Municipal para adoptar métodos de germinación, poda, extracción, reposición, reubicación y forestación urbana”.

“El crimen que se cometió (forestalmente hablando) con la tala de los éstos árboles de aprox. veinte años de vida  conlleva a arrancarnos una parte de historia a los sanantonienses ya que eran parte de la idiosincrasia local”, manifestó el concejal.