????????????????????????????????????

Dos de las víctimas de la explosión en estado desesperante

San Antonio Oeste. Dos de los hombres que ocupaban la casa pre-fabricada que esta mañana explotó y luego se prendió fuego se encuentran graves y sus vidas corren peligro.

Luego de que los atendieran inicialmente en el hospital local, fueron derivados a Viedma, donde quedaron internados en terapia intensiva.

Una de las víctimas, de apellido Amado y de 48 años de edad, sufrió quemaduras en el 90 por ciento de su cuerpo, informaron fuentes médicas. Si bien no son heridas profundas, su estado se agravó por la extensión afectada.

El otro damnificado, Giménez de apellido y de 46 años, había ingresado con el 60% de quemaduras y fue sometido a una intervención quirúrgica en el nosocomio local. Incluso podía hablar y brindó una versión del siniestro. Pero luego constataron que las lesiones alcanzaban el 90% y, como su compañero, complica la amplitud de las quemaduras.

El traslado se efectuó poco antes del mediodía y aún no se tenían información acerca de cómo llegaron a la capital provincial.

Un tercer muchacho, de 33 años, resultó con heridas superficiales y quedó internado aquí.

Todos son oriundos de Necochea. Al parecer habían llegado a la zona a pescar, y se alojaron en el inmueble ubicado en Francisco de San Martín al 900.

En tanto, el comisario Jorge Aued, jefe de la Unidad 10ma, informó en una entrevista por la radio LU19 de Cipolletti –cuyo móvil trabajó en la escena- que aún esperan el informe de Bomberos para determinar las causas del hecho.

De todos modos, indicó que dieron intervención a la Fiscalía Centralizada para que resuelva los pasos a seguir.

Por el momento, y de acuerdo a los testimonios recabados en el lugar, el oficial indicó que el estallido se produjo alrededor de las 8 en la cocina, en momentos en que el hombre de 48 años preparaba mates.

Suponen que se produjo una pérdida de gas de una garrafa.

Federico, un vecino que habló por la misma emisora, relató que escucharon un poderoso estallido –“más fuerte que un trueno”, dijo- y que advirtieron que la casa había quedado en ruinas. De inmediato con otros voluntarios ingresaron para socorrer a las víctimas.

Entre varios pudieron sacar a los hombres, que gritaban por ayuda, describió.

Entonces resolvieron llevar a dos de ellos al hospital en un utilitario de un autoservicio ubicado a pocos metros, cuyo propietario también sería dueño del inmueble siniestrado.

También alcanzaron a retirar un camión Mercedes Benz estacionado en el patio.

En cambio un Chevrolet Corsa fue alcanzado por las llamas. Mientras que se salvó un semirrígido que estaba más cerca de la vereda.

La estampida fue de tal magnitud que la vivienda pre- fabricada, ubicada en el fondo del terreno, quedó destruida. También derribó un paredón aledaño, y dañó el tanque de agua de una casa lindera.