Maximiliano Bertini 4

Maximiliano Bertini admite que se equivocó y pide perdón

San Antonio Oeste. El guardia ambiental Maximiliano Bertini admitió haber agredido a Juan Pablo Martellini, en un hecho que ocurrió hace pocos días en la vía pública.

Le pidió disculpas insistentemente, dijo hoy, y lo hará públicamente en los próximos días en el programa que conduce Carlos Novoa en la radio 90.7.

Su exposición fue pactada con Martellini en un acuerdo arribado ante la fiscal Mariela Coy, informó Bertini.

Además reconoció que se equivocó de persona.

Dice que confundió a Martellini, arquero del primer equipo de Talleres, con uno de los seis jóvenes que iban en los dos vehículos todo terreno la tarde del último enero cuando fue atropellado al intentar impedir que transitaran por un sector de playa cercano a Las Grutas, protegido por ser habitado por aves marinas. Él cuidaba esa parte de la costa, donde está prohibido el tránsito de vehículos y hasta de personas durante la pleamar.

Bertini denunció el hecho y nombró como uno de integrantes del grupo a José Manuel Urcera, el joven piloto de Turismo Carretera oriundo de esta localidad y radicado en Cipolletti.

Relató que quiso detener el paso de los rodados, un arenero UTV y un cuatriciclo, pero que tras alertarlos sobre la prohibición, el conductor del todo terreno –Urcera supuestamente- lo embistió violentamente, impactándolo en las piernas, y se fueron. Quedó herido sobre un médano algunas horas, bajo la lluvia, hasta que lo socorrió un turista que pasó por el lugar.

 

“Algo no está bien en mí”

La noche del viernes 22 del mes pasado Martellini con su novia ingresaban y un golpe en el rostro desde atrás lo derribó. Escuchó que el agresor le decía algo sobre un cuatriciclo, la playa, Urcera.

El lunes siguiente hicieron la denuncia en la Fiscalía local.

Bertini confesó que fue él el atacante.

“Le vengo pidiendo perdón desde entonces a través del teléfono de un conocido”, destacó.

“Me equivoqué, pensaba que era él”, añadió, y reveló que el incidente del verano lo afectó anímicamente. Dice que recibe asistencia psicológica de una profesional a través de su ART, y que también buscó ayuda en el área de Salud Mental del hospital local.

“Algo no está bien en mí, me convertí en lo que estoy en contra, contra lo que lucho, en lo que no quiero ser”, confesó.

“Es horrible”, sostuvo una y otra vez en tono angustiado.

Muestra que tiene muy presente el episodio. Cree conocer a cinco de los seis ocupantes de los areneros. Dice que son tres muchachos y dos chicas, y que el sexto sería de Buenos Aires. Supuso que era Martellini.