Twister perro Gendarmería

Twister, el perro de Gendarmería clave en la detección de drogas

San Antonio Oeste. Efectivos de Gendarmería Nacional pertenecientes al Escuadrón Vial Sierra Grande han logrado incautar cuantiosos cargamentos con distintas cantidades y tipos de drogas desde que se asentaron, por 2010, en la zona atlántica de Río Negro.

Marihuana, cocaína, hojas de coca, LSD, éxtasis y hasta opio han encontrado en equipajes de colectivos y vehículos de personas que transitan por la ruta nacional 3.

En esta tarea se ha convertido en protagonista el Twister, un perro Labrador entrenado en la detección de narcóticos, destinado a la dependencia desde 2013.

Con su fino olfato el animal ha colaborado en más de 70 hallazgos de distintas sustancias. Entre los casos más resonantes se recuerda el descubrimiento de más de 10 kilos de marihuana que llevaban en el asiento trasero de automóvil. Fue en mayo de 2016. Mientras que hace pocas semanas detectó algo más de 15 kilos de la misma hierva que transportaban en dos valijas en un colectivo de larga distancia.

En su gran mayoría es mercancía que parte de ciudades populosas, con destino a localidades de la zona sur del país.

Marihuana 180418 D

Inteligente y dócil

En el escuadrón de la fuerza federal ubicado en el límite de las provincias de Río Negro y Chubut la labor de Twister es destacada.

De hecho quisieron homenajearlo en ocasión de celebrarse el Día del Animal, que se cumplió el domingo, con un texto que difundieron públicamente.

El escrito recuerda que el can nació en 2012 en el criadero “Buscadores Dorados” y se sumó a la institución al año siguiente. En Campo de Mayo, Buenos Aires, recibió los primeros entrenamientos en la lucha contra las drogas.

Convive diariamente con su guía, Jonatán Sebastián Villalobos. Destacan que cuando no está trabajando en operativos dedica sus horas al descanso, al paseo entrenamiento y actividades recreativas.

En realidad para el perro no es un trabajo, sino un divertimento. Cuando lo incitan a revisar valijas o encomiendas él busca su juguete preferido, que es una pelotita de tenis, explicaron las fuentes.

Al buscar la pelota asocia su olor con el de algún estupefaciente. Si hay lo encuentra.

Con cinco años de edad, Twister se muestra juguetón, amigable e hiperactivo, y jamás es agresivo. Son características comunes a los animales de esta raza y es la razón por la que son elegidos para forma parte de la fuerza. Además consideran su excepcional afabilidad, gentileza, inteligencia, energía y bondad, que hacen que los labradores sean generalmente considerados buenos compañeros para las personas de todas las edades.