????????????????????????????????????

Una multitud de flamencos llegó al mar, y sería consecuencia de la sequía interior

San Antonio Oeste. Una enorme cantidad de flamencos, muy superior a lo habitual, se observa desde hace pocas semanas en sectores de la región atlántica rionegrina.

La Mar Grande, una playa situada en el ingreso a la bahía que lleva el nombre de la ciudad, es uno de los sitios escogidos por la bandada.

Llegan cuando se produce la pleamar y se instalan cerca de la rompiente de las olas, a poco más de mil metros de la costa.

Desde esa distancia se puede distinguir manchones rosados a lo largo de la línea costa desde la punta de Alpat hacia el sur, cientos de metros.

Con binocurales o aproximando fotografías se alcanzan a diferenciar también a polluelos de plumaje oscuro, mimetizados con la arena.

Es un espectáculo de la naturaleza impactante, del que no se tiene registro al menos en los últimos 30 años, destacó la bióloga Patricia González, integrante de la fundación Inalafquen y miembro de la International Conservation Fund of CanadaGlobal Flyway Network.

Luego cuando sube la marea se retiran, posiblemente a otras playas alejadas o a la salina del Gualicho, lugar donde habitualmente permanece una pequeña población de la especie.

Lo mismo sucede en distintos lugares de Puerto San Antonio Este.

????????????????????????????????????

“Están en problemas”

Pero la curiosa visita no andaría por estos lados por placer. Una posibilidad es que estarían escapando de la sequía que se produce en el interior del territorio, y que ya genera preocupación entre productores rurales.

Se sabe que por ausencia de lluvias en distintos parajes de la zona de la meseta y sus alrededores se han secado lagunas y otras fuentes de agua.

González explicó que no es especialista en la especie, por lo que están buscando contactarse con uno para que pueda brindar más información acerca del suceso.

De todos modos sostiene que es un fenómeno extraordinario que no se ha producido en la región al menos en las últimas tres décadas, y abona la teoría de que podría ser provocado por la sequía que perdura en “los ambientes interiores”.

“Nunca se vio esto”, destacó la profesional en una entrevista por Estación de la Bahía.

Corroboraría la hipótesis que también han aparecido cisnes de cuello negro y gallaretas, que suelen compartir humedales junto con los flamencos.

“Quiere decir que están en problemas, porque no resistieron el viaje hasta la costa”, resaltó González.

Explicó que en su mayoría los flamencos son juveniles y pichones que muestran un mal estado de salud, deshidratados y desnutridos.

De hecho prácticamente todos los días los Guardia Ambientales reciben avisos de individuos muertos encontrados en la playa, o que están desfallecidos.

Uno de ellos fue recogido en el camino que conduce a la salina del Gualicho.

Los que encuentran vivos son llevados a la veterinaria María Eugenia Picerno, integrante de la fundación Inalafquen, que recibe a los animales que requieren asistencia.