El jahuel

Volvieron a habilitar a El Jahuel para realizar turismo ecológico

San Antonio Oeste. La Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable provincial volvió a habilitar por el término de seis meses a realizar propuestas de turismo ecológico en El Jahuel, el emprendimiento ubicado en el acceso a Las Grutas, donde se ofrecen observación de aves, paseos guiados, interpretación de flora y fauna y actividades de granja, entre otras.

La cartera rionegrina había ordenado suspender todas las actividades que habían sido autorizadas en su momento, tras la suspender la denominación “Refugio de Vida Silvestre”, una figura que otorga la misma dependencia gubernamental.

La nueva disposición restitutiva establece que no debe utilizar ese rótulo hasta tanto no se presente la documentación requerida al respecto, y define una serie de medidas que deben cumplir los propietarios del establecimiento, Horacio García y su esposa Anahí Valverde.

Entre las disposiciones a obedecer, tendrán que imprimir nueva folletería que no contenga el distintivo “Refugio de Vida Silvestre”, respectar las indicaciones de los Guardia Ambientales, tramitar autorización para efectuar proyectos investigativos, readecuar senderos para no acceder a la zona donde se posan las aves playeras y excluir caminatas por los médanos. Además los contingentes de visitantes no podrán exceder las doce personas. Tampoco podrán ampliar o construir caminos y miradores sin autorización.

En tanto que también los responsables del predio deberán presentar un informe trimestral que indique la cantidad de visitantes anotados, las actividades realizadas, imprevistos y accidentes. Asimismo tendrán que inscribirse en el registro de prestadores turísticos de la provincia.

 

 

Mal fin con Inalafquen

Horacio García sostuvo que la intimación para suspender todas las actividades que recibieron del área de Ambiente se debió como consecuencia de la ruptura del acuerdo con la fundación Inalafquen, que administraba el Centro de Interpretación de la Naturaleza y el Observatorio de Aves denominado Vuelo Latitud 40, que funcionaba en el lugar.

Terminó mal la relación con la institución, que se dedica al cuidado del medio ambiente.

Aseguró, en una entrevista por la radio Estación de la Bahía, que Inalafquen “se quería quedar” con el predio.

Recordó que después de finalizar el vínculo comenzó a producirse denuncias en su contra, y las adjudicó a las integrantes de la fundación.

Aún más, sostuvo que mientras su emprendimiento debía sortear todo tipo de obstáculos, en un terreno vecino construyeron un hotel con vista al mar, que tiene como una de sus responsables a la vicepresidenta de la fundación, en alusión a Patricia Llonch.