Asunción Young

Young se despidió con un informe de gestión y revelaciones increíbles

San Antonio Oeste. El contador Eduardo Young dejó de ser el secretario de Hacienda del municipio local. El viernes se despidió del personal con quien más tuvo relación en estos nueve meses que duró su gestión. Al pasar por el Concejo Deliberante saludó con  semblante ensombrecido, y dejó un informe de lo hecho, en el que cuenta el delicado diagnóstico por las deudas millonarias que encontró cuando asumió en agosto del año pasado y el plan de recuperación que trazó centrado en la mejora recaudatoria y el cobro de grandes deudas de una franja social acomodada.

El documento, ofrecido a los medios de prensa, detalla números del antes y después de su intervención, con gráficos y explicaciones precisas.

Aunque también cuenta la ausencia total de información que recibió de su antecesor, Marcos Violi, quien había renunciado un mes antes.

“… no hubo un Secretario saliente que entregara un detalle pormenorizado de las acciones a realizar o de tareas pendientes a resolver, o una lista de temas importantes que el funcionario a cargo del área debería siempre tener en cuenta”, lamentó.

No solo eso sino, que, para mayor desamparo, descubrió que “la computadora de la Secretaría se encontraba sin documentos y el disco estaba formateado”.

Ante la nada, debieron realizar un “relevamiento técnico- profesional”, en el que destacó la predisposición de la contadora Natalia Tubio y el equipo que trabaja en la Secretaría.

 

“No me voy contento”

Los números indican que Young dejó la Secretaría Hacienda mucho mejor de lo que la encontró.

Apelando a un ejemplo de la marinería, dijo en una entrevista por Estación de la Bahía que “el barco lo dejo bastante acomodado”. Cuando se subió, aclaró, “estaba con la quilla rota”.

Pero más allá de los poco más de 16 millones de pesos que dejó en rentas generales, los más de 8 destinados a obra pública, intimaciones de deudores por más de 14 millones, ocho millones por venta de tierras, 3.5 correspondiente al fondo sojero y encausar grandes deudas con Rentas y Afip, admitió que “no me voy contento”.

Sostuvo que hubo “temas personales” que motivaron su alejamiento, como también “desacuerdos internos”.

“Eso de discutir con compañeros, algunas cosas o supe manejar”, confesó.

Contó que “pensábamos distintos con algunos funcionarios”, y que por pujas internas “no veía trabajo en equipo”.

Recordó, por ejemplo, que “me quisieron utilizar para que firme cheques”.

“Si no tengo injerencia en el gasto…, yo quiero juntar plata pero se te va por el costado”, resaltó.

Ya fuera del cargo aconseja, para mantener la nave en flotación, una serie de medidas: ajustas gastos en horas extras, en combustibles y en tercerizaciones (de servicios que presta el municipio), como dijo hasta por el propio intendente.